Diagrama de causa y efecto 2

EL DIAGRAMA CAUSA-EFECTO
El diagrama causa-efecto es una herramienta de análisis que nos permite obtener un cuadro, detallado y de fácil
visualización, de las diversas causas que pueden originar un determinado efecto o problema.
Suele aplicarse a la investigación de las causas de un problema, mediante la incorporación de opiniones de un grupo de
personas directa o indirectamente relacionadas con el mismo. Por ello, está considerada como una de las 7 herramientas
básicas de la calidad, siendo una de las más utilizadas, sencillas y que ofrecen mejores resultados.
El diagrama causa-efecto se conoce también con el nombre de su creador, el profesor japonés
Kaoru Ishikawa (diagrama de Ishikawa), o como el “diagrama de espina de pescado”.

Ishikawa.jpg

Debe quedar claro que el diagrama causa-efecto no es una herramienta para resolver un problema, sino únicamente
explicarlo, esto es, analizar sus causas (paso previo obligado si queremos realmente corregirlo).
Es una herramienta muy interesante para analizar todo tipo de problemas producidos en los procesos de producción o de
servicio.

1. METODOLOGÍA
Los pasos a seguir a la hora de analizar un problema mediante la técnica del diagrama causa-efecto son los siguientes:
1.1. Previamente a la reunión de análisis
1) Se determina inequívocamente el problema a analizar. Debe ser un problema concreto, aunque puedan intervenir
diversas causas que lo expliquen.
2) Determinar el grupo de personas que deben intervenir en el análisis. Normalmente serán personas relacionadas con
el problema directa o indirectamente, de forma que todas ellas puedan aportar ideas.
3) Convocar al grupo, anunciándoles el problema concreto que se va a analizar (para que vayan pensando en el
mismo)
1.2. En la reunión de análisis
1) El grupo de analistas va dando sus opiniones, de forma ordenada, sobre las posibles causas que cada uno identifica
para dicho problema (en esta etapa, puede aplicarse la misma metodología de la tormenta de ideas). El facilitador o
coordinador del grupo va anotándolas una a una en la pizarra.
2) Una vez agotadas las opiniones, el facilitador o coordinador del grupo dibuja el diagrama base en una pizarra
suficientemente amplia para poder escribir en ella todas las causas posibles.
En el triángulo de la “cabeza del pez” se escribe el problema considerado.
A continuación, se identifican los factores o grupos de causas en que éstas pueden clasificarse. A cada uno de estos
factores se les asigna una flecha que entronca en la “espina” principal del pez.
Habitualmente, los factores suelen estar predefinidos como las “4 emes” o “5 emes”, dependiendo del contexto:
1ª M: Máquinas
2ª M: Mano de obra
3ª M: Método
4ª M: Materiales
5ª M: Medio (entorno de trabajo)

3) A continuación, el facilitador, con la colaboración de los integrantes del grupo, asigna cada una de las causas
identificadas a uno de los títulos o conjuntos de causas definidos, utilizando flechas paralelas a la “espina” central y
escribiendo de nuevo la causa al lado de cada flecha.
Otra posibilidad para hacer lo mismo es que cada participante, o el facilitador, escriba cada causa en una tarjeta
adhesiva (tipo “post-it”), de forma que esta tarjeta pueda pegarse en el factor correspondiente.
Durante el proceso, pueden aparecer causas que lo sean, a su vez, de otras causas. Cuando esto sucede, pueden
añadirse flechas que entronquen estas “subcausas” con las correspondientes a las causas principales, y así
sucesivamente.
De esta forma, se ramifica el diagrama de forma directamente proporcional a la capacidad del grupo de encontrar
causas para el problema planteado.
4) Finalmente, se determina cuál es el orden de importancia de las causas identificadas. Para ello, puede someterse
a votación entre los participantes el conjunto de causas identificadas.
5) Una vez hecha la votación, se rodean con un círculo las dos o tres causas más votadas. Estas serán las primeras
contra las que se deberá actuar. Pero esto –la adopción de acciones correctoras- ya no forma parte de esta
técnica.

Como conclusión, podemos decir que el diagrama causa-efecto es útil para:
a) Determinar las posibles causas de un problema.
b) Agrupar estas causas en diferentes categorías o factores.
c) Orientar las posteriores acciones correctoras hacia las causas identificadas (especialmente si se identifican
las causas principales).
d) Proporcionar un nivel común de comprensión. Al final de la reunión, el diagrama causa-efecto es el mismo
para todos, con independencia de las causas que cada uno, individualmente, fuese capaz de identificar.
e) Reflejar la dispersión del conocimiento del equipo. Cuanto más ramificado esté un diagrama causa-efecto,
será señal de una mayor diversidad de causas identificadas.
En definitiva, es una herramienta que fomenta el pensamiento creativo de los componentes de la organización y el
trabajo en equipo, aplicando estos principios al análisis de problemas en la organización.

317px-Diagrama-general-de-causa-efecto.svg.png

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License